jueves, 24 de julio de 2008

sos quilombera, sol


mi vecina es una imbécil. desde que me mudé me viene rompiendo las pelotas con que hablo en el pasillo, escucho música fuerte, invito mucha gente, me quedo hasta tarde, etcétera. a veces la veo asomarse por la ventana del pulmón del edificio y, estoy convencida, me espia por la mirilla cada vez que salgo.

10 comentarios:

gerund dijo...

a mí me pasó lo mismo con la portera del infierno que me tocó---

Cassandra Cross dijo...

Si tu vecina no soy yo... pega en el poste. Jajaja!
Hablando en serio... tengo una vecina que hace lo mismo que vos, y a pesar de que jamás le dije nada ni la espié por la mirilla siquiera, no me molestaría ir a golpearle la puerta para pedirle un poco de moderación, sobre todo últimamente.

Pensá por un ratito cómo te caería si después de laburar como mula todo el día caés a tu casa implorando un cacho de tranquilidad y tenés a una horda de gente hablando a los gritos en el pasillo, escuchando música fuerte o peor: azotando la puerta a cada rato.

El pasíllo, mal que nos pese (nosotros también hacemos reuniones de vez en cuando) es un lugar donde no tiene que llegar el ruido porque es público, y nunca sabés qué manías, fobias o situaciones tiene el vecino puerta de por medio.

Lamento si suena agreta, pero es así.

Saludos!

sol dijo...

Pero también es mi casa, no? yo también laburo y también quiero tranquilidad. aflojemos un poco con la normativa que casi que parece un regimen fascista. Todo bien si hago desmadre, pero si invito a cinco amigas a cenar y a las once de la noche me hacen un escándalo... no me parece... Uno tiene derecho a tener una vida social tranquila en su propia casa.
Cassandra, sos mi vecina?

Cassandra Cross dijo...

Jajaja!
No, Sol. Ni ahí soy tan extremista. Si no, releé lo que puse en el comentario. A veces mi vecina es un trastornito, pero por sus claras faltas de respeto por el espacio público. Si mantenés todo indoors, ¿quién te puede decir algo?
Por lo que contás, tu vecina tiene un problema. A las once de la noche y por cinco amigas a cenar... Y si encima te agarra de punto... ¡Claro que no hay derecho!
No soy la persona más indicada para hablar de normativa alguna, creeme.

Espero se haya entendido mi punto de vista.
Saludos.

Vicky dijo...

Es un garrón cuando pasa eso. No tenés que darle bola, Sol. Que tu vecina se compre una vida...

Anónimo dijo...

Te recomiendo un crimen ferpecto...

sol dijo...

Cuál?

Madonna Quiroz dijo...

Tal vez esta enamorada de vos, y no quiere quedarse afuera del asunto.

C.E dijo...

Ya conocés la historia de mi vecina limada y su perra ladradora infernal. Al final, logré lo que quería de ella (un poco de comprensión para con mi necesidad de silencio y paz) dejando de romperle las pelotas. Es decir, terminó considerando mi necesidad cuando se lo pedí bien (y vía el administrador, je) Y además pasaron cosas buenas en su vida, cosas que ya te conté, jajaja. ¡Conseguile un novio!
Un beso nena

Nurit dijo...

He padecido a tu vecina loca sol!
Y bue, let it be...