viernes, 3 de octubre de 2008

la fiesta del monstruo


Llegó el momento del baile de las máscaras. A ver todas las chichis, a sacudir el culito, mostrar el escote y sonreír a lo Alfano. Todas todas, con esos cuerpos marcados por las cicatrices de una cultura estética. Este es el momento de reafirmarnos, ahora que tenemos una presidenta y que las mujeres tienen cada vez más igualdad de derechos laborales, nada mejor que mostrar quienes somos, quienes nos dejan ser, quienes soñamos ser.

Y claro, las chicas no sólo queremos divertirnos, sino que queremos estar divinas, cueste lo que cueste... don´t worry, ya no cuesta tanto, con sólo unos pesitos podés ir a una gran fiesta y además participar de un sorteo por un plastificado gratis. La fiesta cuyana quiero mis lolas fue la precursora de una movida que se expandió a lo largo del país, como un mal chiste. Al primer premio de implante mamario se suma un segundo de cirujía facial menor y un tercero de Botox. Del cuarto al séptimo premio, meses de gimnasio y de cama solar gratis.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

increible, pero ¿irreal?

sol dijo...

sorry, lo releo y es un poco violento... pero me calenté tanto tanto...

escritorio dijo...

"Al primer premio de implante mamario se suma un segundo de cirujía facial menor y un tercero de Botox. Del cuarto al séptimo premio, meses de gimnasio y de cama solar gratis." Jajajaja, dios mío. No sé si está bien o mal (alguien Realmente sabe?), pero lo que sí, es muuuuy grotesco. Me hace acordar al video de Soundgarden, Black Hole Sun, o al pueblito atrofiado por la superficialidad de El Joven Manos de Tijera, pero con patacones y "El Potro" Rodrigo, de fondo.

Ramonita dijo...

¡qué horror!

Anónimo dijo...

La verdad que sí...