lunes, 8 de septiembre de 2008

¿por qué muere el gato?


- La curiosidad mató al gato. ¿No tienen ese refrán en su país?
La peluquera dejó de cortar por un momento. La tijera permaneció en el aire abierta.
- No - respondió finalmente volviendo a su trabajo - ¿Qué significa?
- Bueno - pensó ella en voz alta -, los gatos suelen ser curiosos, eso es todo.
- Sí - respondió la peluquera luego de un instante -, pero, ¿por qué muere el gato?
Ella pensó por un momento, sin acabar de entender la pregunta.
- Yo sólo digo que los gatos son curiosos pero no tontos - continuó hablando la peluquera - Entonces, ¿por qué habrían de morirse sólo por ser curiosos?
- Bueno - balbuceó ella a manera de respuesta -. imagine que un gato mira su reflejo en un río. El gato piensa que su reflejo corresponde a otro, incluso aunque ese otro imite sus movimientos. Entonces se lanza al agua para jugar con él y se ahoga. Es un ejemplo de cómo un gato puede morir por ser curioso (...).
- No creo que un gato pueda verse en el río - dijo finalmente, encogiéndose de hombros como si su comentario no tuviera importancia -. Quiero decir, quizás vean formas pero no creo que piensen que es un gato lo que se ve allí. Pero es una idea buena, porque mi padre allá en Polonia solía ahogar a los gatitos en el río y eran muy bonitos y pequeños. Si los gatitos podían verse en el río quizás pensaban que iban a jugar con otro gato y eso haría su muerte más tolerable.
Ella no supo qué responder. La peluquera volvió a cortar como dando el asunto por terminado, pero luego dijo, deteniéndose:
- No sé si a los gatos les molestaba morir; no sé si pensaban en eso - y agregó, como si olvidara un detalle importante -. Mi padre dejaba luego que el río se llevara los cuerpos de los gatos muertos y una vez vino un campesino y nos contó que los había visto pasar frente a su granja, que quedaba a muchos kilómetros del pueblo, así que de alguna manera los gatos seguían haciendo cosas después de muertos. Muchas veces yo pienso que eso es lo que sucede después de la muerte, uno sigue haciendo cosas pero no puede saberlo, es arrastrada por un río.

fragmento de “El corte de cabello” de Patricio Pron
sacado de la revista Mil Mamuts 06

4 comentarios:

AliaS DadA dijo...

SOL, gracias x pasarte y x la invitación al dossier. ahora estoy enclaustrado con unos textos de fondo sobre cine (justamente sobre dos norteños como Martel y Pereira). veremos q sale. t aviso
beso

sushi punk dijo...

y qué lo revive?

sol dijo...

Mnn.. creo que esta historia no tiene un final feliz. El gato sólo muere, después es arrastrado por un río. Y eso es todo.

Patricio Pron dijo...

Sol, gracias por publicar este fragmento de mi cuento. Me alegra que te gustara. Ah, si supiera yo adónde va el gato... P