martes, 1 de diciembre de 2009

y claaaaro, escritores eran los de antes...


"Estos jóvenes de clase media, que son los que escriben, los que van a la Facultad de Letras, hoy día ya no tienen ningún problema, la historia se encargó de solucionarles todo", dice Aira acá y agrega "hoy los jóvenes no tienen los problemas que teníamos nosotros".

6 comentarios:

Pablo Natale dijo...

Si. Tenés razón en eso. Igual la entrevista está muy buena.

Pau dijo...

Me parece bien lo del perfil bajo y que muchos quieren pertenecer al ambiente social literario, ser famosos, y eso...que hay que escribir y dejarse de joder. Pero lo de los jóvenes que no tienen problemas como los de antes y bla, cualquiera!

Miss Banfield dijo...

un poco de razón tiene aira, bastante...

lo que pasa que igual no creo que sea todo lo que se "escriba" sino lo que se hace visible por caprichos de moda editorial o lo que sea.... es el pequeño mundo baires

conozco muchos autores que inventan historias extraordinarias.

hay que editarlos nomás y escucharlos...

se viene la ficción.... (siempre estuvo)

Terra dijo...

vejez

Ramacciotti dijo...

Me acuerdo la mesa de la pizzería esa en Baires post-presentación de antología. Todos defendiendo a cortazar y atacando a Aira, y yo chocho en el vértice contradictorio: atacando a cortazar y defendiendo a Aira. Bueno, en esto no hago más de abogado de Aira. Eso sí: no claudico en mi batalla de dimensiones apocalípticas contra cortazar.
Escritores, verdaderos escritores, son siempre los que están por venir...

Besos con gusto a ferné, sol...

Paula Irupé Salmoiraghi dijo...

Escuché a Aira en el congreso de Rosario sostener una hipótesis cercana a esto: defendía los relatos de aventuras de Stevenson en los que se narraba "algo", en los que pasaban "cosas" (leyó un fragmento d euna novela) en oposición a las narraciones "actuales" en primera persona en las que el narrador se mira el ombligo y se cepilla los dientes /y dijo que no podía leer ningún fragmento como ejemplo para no herir a nadie). Jajaja. Fue gracioso. Me pareció interesante, desafiante, buscado a propósito para crear polémica. Lo más gracioso fue que después de escucharlo leer durante unahora su ponencia y cuando todos estábamos nien calentitos se bajó dele strado y dijo que no iba a escuchar preguntas.