domingo, 4 de noviembre de 2007

loco, loco, loco


Si el mapa de las publicaciones culturales de circulación amplia está conformado por cuatro o cinco títulos (Punto de Vista, Otra Parte, Las Ranas, La Mujer de mi Vida, etc.), Internet multiplica nuevos espacios de manera casi permanente. A los más reconocidos, como la revista virtual El interpretador, se le suman todos los meses compañeros de campo: ahí está Prometheus y, desde hace un tiempo, No Retornable, que aparece de manera bimestral y que dedica dossiers a personajes y temáticas de relativa actualidad –y que en el último número convocó a un amplio registro de nombres para abordar un tema conflictivo: el de las relaciones entre literatura y mercado.


texto publicado por Maximiliano Tomas en su columna de Perfil, sigue acá

1 comentario:

ángel exterminador dijo...

eeeeeeeeeeeeeesa! jajaja

besotes
mar!