miércoles, 20 de febrero de 2008

no todos los perros van al cielo


Ahora los mejores amigos del hombre vuelven a la matrix en versión reloaded. Al parecer, la clonación de mascotas apunta a convertirse en un negocio multimillonario a expensas de aquellos esquizos que darían cualquier cosa por volver a ver a su animalito.
Y sí, el sueño de la razón engendra dogos: "El amor que una californiana sentía por su perro fue tan fuerte que la llevó a guardar un pedazo del animal cuando éste murió hace 18 meses. Ahora, la mujer le encargó a una empresa surcoreana una réplica genética de la mascota. Así, será el primer perro que será clonado por encargo a un costo de unos US$ 150.000", publicó hace unos días Clarín. Mientras tanto, Walt Disney sigue en el freezer.

1 comentario:

ATC (a color?) dijo...

pobre walt, van a tener que dejarlo 4 años en el microondas para sacarle la escarcha corporal!!